El iluminador es vital en un buen maquillaje. Hay muchas personas que no lo utilizan en su día a día, pero es un discreto accesorio fundamental de tu maquillaje. ¡Puede hacer milagros! Aporta luz a las zonas de sombra en tu rostro, y además es capaz de resaltar tus rasgos más favorecedores.

Para muchos maquilladores es más importante que la base. Hace que estés radiante, te damos algunos trucos para su aplicación:

  1. Aplícalo en las zonas de sombra:
  • Arco de las cejas y párpados: hacen que se la mirada se te amplíe.
  • En el centro de la frente: para dar luz general a tu cara.
  • En la parte de arriba de los pómulos: para resaltarlos más.
  • Un pequeño toque de iluminador en: el lacrimal, en el centro de la nariz, en el arco del ángel y entre las cejas

Consejo: no lo apliques nunca en la zona de las orejas, harás que se te noten más.

  1. ¿Cómo aplicarlo?
  • Iluminador fluido: puedes extenderlo dando toquecitos con la yema de los dedos o con una pequeña esponja.
  • Iluminador en polvo: extiéndelo pinceles de distintos tamaños. Para los toques de iluminador pequeños, como el de la nariz o entre las cejas puedes aplicártelo con el dedo.

Puede utilizarse por encima de la base de maquillaje, e incluso aplicarlo sin ella. Si no sueles utilizarlo, comienza a hacerlo. No serás la única que note el cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here