Poros dilatados, puntos negros, brillos y aspecto grasiento son algunos de los signos que manifiesta la piel grasa. A la hora de comprar cosméticos para este tipo de pieles, es fundamental que no añadan más grasa. Un producto inadecuado puede ser muy perjudicial ya que además de empeorar el aspecto graso de forma inmediata, tapona los canales de salida de las glándulas sebáceas y empeora el problema de base.

Resultado de imagen de productos maquillaje

1) A la hora de maquillar tu piel debe estar limpia, con jabones que tengan antiséptico o aguas micelares. Nunca limpies tu cara con leches desmaquilladoras, ya que éstas aportarán más grasa a nuestra cara.

2) El primer paso es opcional y muy recomendable, hidrata tu piel. La crema tiene que ser especial para la piel grasa, ligera y  libre de aceite. Esta crema tiene que tener factor de protección solar. Que tenga las siguientes características: rápida absorción, dermatológica y con toque seco. Si tienes el cutis muy graso, deja esta crema para la noche.

3) Usa una base especial de silicona, que creará una especia de barrera entre la piel y el maquillaje. La base es clave, debemos usar una para piel grasa, es decir oil free, y de larga duración. Puedes encontrarla en todas las marcas y con diferentes precios. La base de maquillaje puede tener diferentes funciones: aportar luminosidad, corregir el color de la piel, evitar la aparición de brillos… En este caso, además, ayuda a cerrar y camuflar los poros abiertos.

4) Utiliza polvos mate, para sellar todos los pasos anteriores. Las expertas coinciden en la importancia de poner siempre polvos matificantes y eliminar el exceso de brillos gracias a su poder astringente.

5) Es mejor prescindir tanto de los coloretes como de las sombras en crema y optar por los formatos en polvo. Si se prefiere un acabado natural lo mejor es optar por una brocha mofeta. Sin embargo, es cierto que si la piel es muy grasa y absorbe muy rápido el producto, puede ser preferible apostar por una esponja.

En cualquier caso, lo más importante es una correcta limpieza de estos utensilios. Según explican las expertas, deben lavarse siempre después de su uso para que no acumulen grasa, polvo y suciedad.

6) Un excelente truco de maquillaje para la piel grasa que los auténticos profesionales siempre llevan a cabo es usar pequeñas toallitas o papel antigrasa, para eliminar los brillos faciales y la grasa del rostro sin estropear el maquillaje. ¡Pruébalo, notarás la diferencia!

Por último, en maquillaje y más en las pieles grasas: menos es más.