Viajar es crecer, abrir la mente y los sentidos, y recorrer mundo es la mejor manera de conocerte a ti mismo y de aprender a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida. 

Viajar a la ciudad de Bruselas, para un fin de semana, es una buena opción si quieres desconectar de la rutina, los vuelos desde Madrid (ida y vuelta) no superan los 100 euros.

Bélgica, es un país pequeño, pero lleno de vida, de rincones preciosos, de pueblecitos pequeños llenos de encanto, de casas de cuento, de paisajes idílicos y de una gastronomía exquisita, en la que destacan los dulces como el chocolate y los gofres, y también por su gran variedad de cervezas y los mejillones con patatas fritas.

Cada ciudad tiene su historia, y hoy hablaremos de Bruselas, pero desde una visión diferente, una ciudad donde el chocolate, los gofres, y los dulces son el complemento ideal de un pequeño e inolvidable viaje.

Ya sabemos que el chocolate aporta felicidad a quien lo toma. Bruselas es el sitio ideal para encontrar pequeñas tiendas que hacen artesanalmente el chocolate, además de encontrar gran variedad. Los podrás degustar también en el Museo del Chocolate situado cerca de La Grand Place.

comptoir-de-mathilde-1

Cualquier pequeña tienda que manufactura el chocolate tiene el “savoir faire” y la calidad que han hecho que sea reconocido como el mejor del mundo. El sitio más recomendado para comprar estos chocolates es Le Comptoir de Mathilde, donde podrás probar bombones y elegir el que más encaje con tu paladar.

Pero Bruselas no solo está lleno de miles de variedades de chocolates, también es famoso por sus gofres, llamados en neerlandés waffles, con sus característicos 20 cuadraditos. Se ofrecen en pequeños puestos en la calle, principalmente en las bocas de metro y también en pastelerías en cuyos escaparates se ven de todos los sabores que puedas imaginar.

gofress

El sitio recomendado para degustar los mejores gofres de la ciudad, es La Maison Dandoy, los precios no son bajos, pero es 100% recomendable probar sus waffles en su pequeña cafetería, además poseen otro establecimiento, una pequeña fábrica, donde podrás comprar pastas tradicionales y bizcochos belgas hechos en el propio establecimiento, todo casero.

maison-dandoy

¿Te apuntas a la ruta dulce por la ciudad Bruselas?