Pablo Ráez es un joven deportista marbellí de 20 años, que con 18 fué diagnosticado con leucemia. Consiguió un trasplante de médula de su padre. Desgraciadamente la enfermedad volvió, y le hicieron un segundo transplante de médula, del que ha vuelto a recaer. Cuando acabe con su enfermedad quiere estudiar ‘coaching’ para ayudar a los demás, y luego en su tiempo libre viajar.

Este joven a través de las redes sociales está concienciando sobre la importancia de la donación. Así, se ha pasado de cinco donantes de médula ósea diarios a 75, lo que ha supuesto un incremento del 1.422 por ciento. Su objetivo es conseguir llegar en España al millón de donantes (medula, sangre y plaquetas).

Pablo Ráez

Estos son algunos de los mensajes de esperaza y lucha que nos da:

  • Siempre fuerte, siempre.
  • Cada revés, cada retroceso en la enfermedad, me hace más fuerte en lugar de rendirme.
  • Intento cuidarme y llevarme lo mejor que puedo conmigo. Estar tranquilo en casa ya es un regalo. He pasado mucho tiempo hospitalizado, con dolor… cuando sales de esa espiral, todo es una maravilla. Mi novia, mis padres, mis paseos, el cine… En definitiva, la vida, ¡eso sí que es un regalo!
  • La vida me está dando otra oportunidad para despertar.
  • Soy un ser que ha venido a esta vida a ser feliz y amar.
  • Esta vez he perdido el miedo, he perdido el miedo a estar aquí, a morirme, a sufrir, a todo, será lo que tenga que ser, pero no ha sido fácil llegar a ese punto. La muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir y reconocerla. Cuando eres capaz de dejar atrás el pasado, dejando atrás miedos e inseguridades, es cuando puedes afrontar el presente.
  • Siempre intentando mejorar. Cada día, cada instante, disfrutar de la vida aunque te vaya muy mal, ver lo positivo.
  • Disfrutemos cada día porque es único, de verdad. Empiezo a valorar las cosas de una manera increíble y la vida sabe mejor de este modo. Valorar cada minuto.
  • Cuando veo cómo se enfada la gente por cosas sin importancia o les ves resentidos por nimiedades, no lo comprendo.
  • En mis momentos malos me centro solo en ver el lado positivo.
  • Gracias a toda la gente que me está ayudando a cambiar el mundo, a la gente que está acudiendo a donar y a la que me ayuda cada día.
  • No somos felices con lo que tenemos, siempre queremos más. La vida se debe de basar en lo básico que se necesita y vivir en un sistema que realmente mire por cada persona y por cuidar este impresionante planeta lleno de belleza. Tenemos que ser más felices y ver realmente lo que estamos haciendo por y para el mundo, tenemos que empezar a darnos cuenta de la importancia que tienen realmente las cosas y valorar las verdaderamente importantes.
  • Demos más amor primero a uno mismo y luego al mundo. Hasta que no te quieres a tí mismo, no quieres a los demás. Demos más sonrisas, más abrazos, más paz, demos la mejor versión de nosotros mismos.

En la página web de la Fundación Josep Carreras encontrarás donde se puede donar la médula ósea (vienen las direcciones que hay en toda España) y cómo se puede ser donante:

http://www.fcarreras.org

El acto altruista de hacerse donante de médula ósea ofrece una oportunidad a personas que sufren leucemia, tumores u otras enfermedades hematológicas y que necesitan un trasplante de médula.