Si últimamente has descansado poco y lo que quieres es disimularlo, estos son algunos trucos de maquillaje que puedes tener en cuenta.

Aceite más masaje facial antes de aplicar la base de maquillaje. Gracias a esta técnica conseguiremos luminosidad. Además quedará mejor distribuido el maquillaje.

Un toque rosa en las ojeras. Si tienes las ojeras muy marcadas y empleas un tono de color más claro que el de tu piel se creará un efecto grisáceo. Lo que debes hacer es neutralizarlas con un tono rosa y después, maquillarlas con un corrector de tu tono.

Blush y más blush. El colorete aporta vitalidad por medio del brillo. Lo ideal es dar un poco de bronceador y después aplicar un poquito de colorete, para dar rubor. Es recomendable usar un tono melocotón, es más favorecedor y sutil. Eso sí, ojo cuidado, que no parezca que acabamos de volver del Caribe.

Resultado de imagen de blush

Labios nude. Para empezar porque son lo más esta temporada y dos, porque cuando tienes la cara cansada tienes que buscar luz. Los colores oscuros y mates los debemos evitar, pues nos oscurecen el rostro.

Resultado de imagen de labios nude

Sombras claras y con destellos dorados. Lo idóneo es utilizar toques beige claro en el parpado móvil, con toques brillantes en el lagrimal. De esta forma lograremos más luz. Para completar el look aplicamos un delineado suave y fino, que disimula los ojos cansados.

Rímel, rímel y más rímel. Si consigues un efecto pestañas XXL dará la sensación de que has descansado más. Para lograr mayor curvatura no te olvides de usar el rizador. Eso sí, antes de ponerte el rímel o las pestañas se te pueden partir.

Resultado de imagen de pestañas xxl

Sin embargo, si hay algo que te va a ayudar a soportar un nuevo día en la rutina es un buen café.  Aunque, lo puedes sustituir por algún tipo de té, ya que ayudan a mejorar la concentración y son antioxidantes.