La “depresión post-vacacional” es el síndrome experimentado tras la vuelta de vacaciones. Comenzar de nuevo la rutina, el trabajo, el colegio, los estudios, etc. puede llegar a producir irritabilidad, desánimo, tristeza, apatía o problemas para dormir.

A continuación exponemos algunas recomendaciones para que la vuelta a la rutina sea más agradable:

1.- Es normal que te sientas desanimado y con falta de entusiasmo a la vuelta de vacaciones. Has pasado días en familia, con amigos, en la playa o en la montaña disfrutando y relajándote. Necesitas poco a poco ir acostumbrándote a los cambios, así que deja que pasen los días, hay que darse tiempo para volver a los quehaceres diarios. Verás que pronto estarás mejor.

2.- Controla los pensamientos de carácter pesimista tales como: “no hay días festivos cercanos”, “queda muchísimo tiempo para las próximas vacaciones”, etc. No contribuyen a tu adaptación ni te aportan absolutamente nada. Intenta transformalos por otros más positivos que te generen calma y tranquilidad.

3.- Haz lo posible por disfrutar de tu trabajo y de tu vida: El trabajo no tiene por qué ser un lugar triste y aburrido. Así mismo, puedes intentar fomentar un ambiente agradable que sin duda alguna también te podrá aportar felicidad durante las horas que permanezcas en él. Haz poco a poco los cambios que tengas que hacer en casa, y disfruta de tu familia en la sencillez del día a día.

4.-Puedes organizar escapadas con tus amigas, y/o con tu familia que te sirven para tener nuevas ilusiones. Todavía hace buen tiempo, por qué no te vas un fin de semana a Valencia? o a Avila?

5.- Cuidado con las exigencias, presiones y la tensión que muchos sienten cuando vuelven al trabajo. Quizás un ambiente muy exigente donde, desde la tranquilidad, pasamos al estrés continuo, supone un malestar físico y psicológico grande. El problema quizás no es la vuelta de las vacaciones, sino que estamos trabajando en un ambiente tóxico para nosotros.

Si sigues estos consejos, es probable que te sea más fácil volver con una actitud más positiva al trabajo, porque al fin y al cabo todo depende de cómo quieras vivir la vuelta, y de cómo manejas los pensamientos negativos o las frustraciones.

El otoño es una de las estaciones más bonitas del año, ¡vamos a disfrutarla!