Hay historias que nunca dejan de sorprendernos como la de Tere Lynn Svetlecich Russell de 43 años que nunca en su vida se ha cortado la melena, y lo mismo ha hecho con sus tres hijas: Callan, Cendalyne y Chesley.

Así que os podéis imaginar cómo tienen el pelo. Después de tanto tiempo, le ha crecido 188 centímetros y el de sus pequeñas alcanzan los 93, los 91 y los 68 centímetros cada una, entre todas suman unos 4 metros de pelo. Se las conoce como “la familia Rapunzel”.

“Mis hijas se lavan el pelo en la ducha, pero yo tengo que arrodillarme para hacerlo”, cuenta Tere Lynn. Asegura que lo intentó hace unos años y el cabello le pesaba tanto por el agua, que se calló al suelo. Asimismo, la orgullosa madre sostiene que su cabellera fué lo primero que atrajo a su esposo.

La familia, natural de Estados Unidos, en concreto de Illinois, ha ganado numerosos concursos gracias a sus espectaculares melenas.

portada-pelo

Sin embargo, no todo son ventajas: Russell explica que suele pillarse el pelo accidentalmente en las puertas de los coches, o que al encender la aspiradora ésta absorbe las puntas, y también que los niños la pisan.

Otro de los inconvenientes de lucir estas melenas XXL es el elevado gasto en productos: cada una de las niñas emplea un cuarto del envase de acondicionador por cada lavado de pelo.

Pese a la tradición familiar, la hija menor Chesney, parece dispuesta a cortarse el cabello más de 25 centímetros. “Esa no será mi decisión, sino la suya, y aunque aún no se ha atrevido quiero que sean lo suficientemente maduras para hacerlo”, dice Tere.

¿Te imaginas el tiempo que emplean en lavar, desenredar, secar y peinar el pelo? Deben de ser auténticas sesiones de salón de belleza. En este video puedes ver cómo son sus vidas: