Si quieres sacarte el máximo cuando te vayas a dar mechas, el hair contourning es lo que buscas.

El hair contourning, inspirado en el (face) contourning, busca  moldelar nuestro rostro. Esta técnica permite realzar nuestros rasgos más favorecedores. Asimismo, afina y esculpe nuestras  facciones jugando con las luces y las sombras.

Imagen relacionada
Si lo quieres hacer desde casa puedes hacerlo sola o pedir ayuda a alguien. Debes dividir el pelo en secciones y ayudarte con un cepillo para arrastarar el tinte. Esta técnica es similar al balayage, cuyo significado es “barrido”, pero adaptado a las facciones propias.
Para lograr el efecto deseado deberás atender a la forma de tu rostro.  Esto es porque hay una técnica  concreta para cada tipo de cara:
Cara triangular y corazón. En estos tipos de roatro es muy característico que la zona en la que crece el pelo sea mas ancha que la parte de la mandíbula. Para conseguir esculpir el rostro habría  que aclarar de medios a puntas. El grosor de las mechas debe ser muy fino.
Cara redonda y cuadrada. Se caracterizan por ser del mismo ancho la mandíbula y la frente. La mejor forma de marcar las facciones, es aclarar la parte superior y las puntas. Sin embargo, la parte central debe quedar mas oscura. Lograrás estilizar y alargar el rostro.
Resultado de imagen de hair contouring
Caras alargadas o con forma de diamante. El rostro es más alargado que ancho, por lo que se busca  un efecto mas ovalado. Para lograrlo la técnica empleada consistirá en aclarar, no demasiado, los mechones mas cercanos al rostro y las puntas. Consiste en realizar un degradado, pues las puntas debe ser lo que quede mas claro.
Resultado de imagen de hair contouring cara diamante
Como hay que jugar con los tonos claros, medios y oscuros, no uses mas de 4 tonos de diferencia. Para las melenas rubias se puede hacer de dos maneras: con mechas platino para aclarar, o con tonos vainilla (cream soda) para dar calidez. Las morenas pueden combinar colores cobrizos, rojizos. Los mismos tonos piden ser empleados por las castañas que, además,  con alguna mecha rubia conseguiran dar luz.