El azúcar, en su justa medida. Y es que abusar de él puede tener consecuencias para la salud, sin olvidar además que es una manera rápida de sumar calorías. Pero reducir la presencia del azúcar en nuestra alimentación diaria no significa que debamos renunciar en absoluto al sabor dulce. Hay otras alternativas más saludables de endulzar los platos. Te contamos cuáles son los sustitutos más naturales para que sigas endulzando tu dieta.

1. Stevia

Se trata de una planta de hojas perennes mucho más dulces que el azúcar. Ha sido usada durante años en Paraguay y Brasil para endulzar. Es el sustituto perfecto. Ideal para endulzar bebidas de los niños y los diabéticos. Además de aportar cero calorías a nuestro organismo, sirve como planta medicinal: controla la presión arterial, regula la diabetes y mejora la circulación, entre otros muchos beneficios.

Excelente para cualquier dieta. Es el único edulcorante natural seguro para un consumo habitual y diario. Las son más las personas que consumen stevia habitualmente, y lo hacen para endulzar sus infusiones (café, manzanillas, té, etc) o sus alimentos en general.

Stevia puede consumirse de forma natural con muchos menos riesgos que el resto de edulcorantes artificiales usuales sin calorías. Se puede obtener plantándola en casa fácilmente o también puedes comprar las hojas (frescas o disecadas) en muchos de los supermercados. Es un producto cada vez más extendido.

2. Aspartamo

Se conoce como el edulcorante polémico. Es un producto en polvo que sirve para endulzar los alimentos sin aportarles calorías. Se descubrió por casualidad y está compuesto por dos aminoácidos (presentes en otros muchos alimentos): el ácido aspártico (de ahí su nombre) y la fenilalanina.

Cuentan con él la mayoría de productos Light!  Su poder se estima unas 150-200 veces más dulce que el azúcar. Su identificador en Europa es E951. Si habéis escuchado que es causante de problemas de salud, no es cierto. Existen numerosos estudios sobre ello. Aunque tenemos que recordar que nada es bueno en exceso.

3. Miel

Por si no lo sabíais, la miel también actúa como edulcorante. No disminuye en gran cantidad las calorías que el azúcar aporta, pero puede aportarnos numerosas ventajas ya que posee vitaminas, minerales, antioxidantes y su consumo permite prevenir infecciones y paliar problemas de garganta o respiratorios. También mejora la cicatrización.

Hay que tener en cuenta algunos inconvenientes de este sustituto del azúcar, los alérgicos al polen deberían tomar otro edulcorante como alternativa. Si estás cuidándote el peso debes tener en cuenta que existen 325 calorías en cada 100 gramos de miel. Y los diabéticos deben abstenerse a su consumo.

4. Agave

El sirope de agave es una sustancia parecida a la miel que se obtiene a partir de las hojas de agave, una planta cultivada en América Latina (parecida a la loe vera). Tiene un complicado proceso de elaboración pero es el edulcorante perfecto para veganos.

Posee más calorías que el azúcar, por ello hay que añadir menos cantidad a nuestros alimentos para conseguir el mismo sabor. Es una alternativa más saludable.

Con el sirope de agave te sentirás llena durante más tiempo, debido a su bajo índice glucémico. Ayuda a controlar la diabetes y el peso.