1. Vigila tu dieta

La dieta juega un papel muy importante en el crecimiento del cabello y para ello se necesitan unos niveles óptimos de hierro, vitaminas B, zinc y proteínas. Para conseguirlo, puedes añadir un poco de espirulina a tus batidos, una proteína presente en cierto tipo de algas, rica en clorofila que facilita el crecimiento del cabello. Además, cuenta con un alto contenido en hierro (un mineral muy importante dado que la deficiencia de este mineral, la anemia, puede ser uno de los motivos de la pérdida de cabello).

Resultado de imagen de melena larga varias chicas

2. No obstruyas los folículos

La acumulación de suciedad, los aceites y el propio crecimiento del cabello pueden obstruir los folículos, dificultando el crecimiento de un cabello sano. Para evitarlo, dale a tu cabello un descanso de champús secos y de todo tipo de polvos texturizadores.

3. Exfolia de vez en cuando el cuero cabelludo

Una de las claves para mantener un cabello sano es exfoliar el cuero cabelludo, revitalizando así su crecimiento. Puedes combinar un champú detox una vez por semana, para eliminar el exceso de sebo en los folículos, y un suplemento a base de vitaminas y minerales.

4. La cafeína está de moda

Se ha demostrado que la cafeína estimula el tallo piloso bloqueando los efectos del DHT, una sustancia química que deteriora los folículos pilosos. Según científicos alemanes de la Universidad de Lübeck, la cafeína puede acelerar el crecimiento del pelo hasta un 25%, pero, por desgracia, la cantidad presente en un café o en un té no es suficiente para estimular su crecimiento.En cambio, sí que puedes utilizar champús, como Plantur 39, en cuya composición se incluye la cafeína.

5. Masajes para el pelo

Los masajes estimulan la circulación sanguínea, revitalizando los pequeños vasos sanguíneos que alimentan los folículos del pelo. Puedes hacértelos tú misma siguiendo dos técnicas. La primera consiste en colocar tus dedos sobre el cabello y comenzar a extenderlos y contraerlos, lentamente y con suavidad (de forma que sientas una ligera tensión pero NUNCA dolor). La segunda se realiza mediante una serie de golpecitos rítmicos con los nudillos. Otra opción es acudir a un masajista profesional. De esta manera conseguirás que tu pelo crezca e, indirectamente, que se reduzcan tus niveles de estrés

6. Cuantos menos productos uses mejor

Utilizar champú a diario puede acabar eliminando los aceites esenciales que, de forma natural, se encuentran en el cuero cabelludo y que estimulan su crecimiento. Por su parte, el exceso de calor de los secadores, las coletas o cepillarse y teñirse el pelo muy a menudo pueden debilitarlo y hacer que se rompan sus fibras.

7. Utiliza cintas para el pelo y diademas que no aprieten mucho

Otra causa de rotura son las diademas y las cintas para el pelo. Si se colocan repetidamente en el mismo lugar, acabarán provocando un desgaste en el pelo que no beneficia en nada su crecimiento. Si, además, son de mala calidad las consecuencias pueden ser nefastas, así que, en el caso de las diademas, utiliza una que mantenga el cabello más suelto y que no lleve piezas de metal para la sujeción. También puedes utilizar una goma elástica invisible que ejerza menos presión sobre el cabello gracias a su forma de cable telefónico.

8. Córtate el pelo con regularidad

Cortarse el pelo no hace que crezca más rápidamente, por desgracia, se trata de un mito, PERO sí hará que las puntas no se abran. Así también tendrás que cortarte menos cantidad a largo plazo y, de forma indirecta, parecerá que crece más deprisa.

9. Nunca está de más un poco de ayuda

Son muchos los suplementos para el pelo que existen en el mercado, pero los comprimidos nutrientes de Viviscal están entre los mejores que puedes encontrar en estos momentos. Se supone que estos comprimidos frenan la caída del cabello hasta un 20% y revierten sus efectos.