Tenemos que aprender a comer con la cabeza, de forma inteligente para mantenernos sanos y en forma. Los nutricionistas nos aconsejan comer 5 veces al día. Cada comida según el momento del día, requiere unas características determinadas. A la hora de la cena nuestro metabolismo se hace más lento, por eso necesitamos cenar alimentos que no impliquen una digestión pesada. Una buena cena puede impedir el insomnio y el estreñimiento. El organismo necesita la energía que dan los alimentos para realizar sus funciones.

Cómo debe de ser la cena:

1) Alimentos bajos en calorías: Picar huevo, jamón bajo en grasa y sal, pollo desmenuzado, pescados… Lo idóneo es combinar verdura y proteina y de postre una fruta. Así no le daremos más trabajo al organismo.

2) Una cena equilibrada: No cenar o saltarte la comida no implica bajar de peso, esto puede hacer que tu metabilismo sea aún más lento, tengas más hambre y tu cuerpo retenga las reservas porque no le das lo que necesita. Otro error es cenar sólo fruta pensando que es saludable y que aportan pocas calorías, lo cierto es que si dejamos las tres porciones diarias para esta hora del día, estaremos prescindiendo de otros alimentos que son necesarios.

3) Como mínimo 3 horas antes de ir a la cama: La digestión no se debe hacer tumbada, sino sentada, tranquila y masticando suavemente, disfrutando del sabor y del momento.

Resultado de imagen de verdura y proteina

Cómo NO debe de ser la cena:

1) No a los carbohidratos, fritos y grasas: Como el arroz, la pasta, el pan, patatas, empanadillas…Están llenos de calorías y hacen la digestión más lenta. En cambio en el desayuno y en la comida sí son recomendables los carbohidratos (tostada con aceite o mermelada, cereales…) porque nos proporcionan energía para el día, pero en la noche solo se acumularán en nuestras caderas y tripa.

2) No a las carnes rojas y lácteos: Su proceso de digestión son muy lentos y eso quiere decir que nuestro organismo lo estará digiriendo gran parte de la noche. Tomar leche en las noches puede inflamar y producir exceso de ácido en el estómago.Los lácteos en cambio están bien para el desayuno, y para merendar.

3) No a los estimulantes y picantes: provocan insomnio y reflujo o acidez estomacal.