1.       Comer con frecuencia

Hay que tener cuidado en la raciones y realizar 4 o 5 comidas diarias, siendo el menú diario equilibrado. El desayuno debe ser fuerte para empezar con energía y para la cena algo ligero.

2.       Bebidas hidratantes

El agua es siempre la mejor solución, es una fuente de limpieza y la principal hidratante, pero se puede complementar con té, infusiones y zumos. Es fundamental estar siempre hidratado para tener un cuerpo saludable.

3.       Poco pan

Limitarse el pan, que sea sólo para los desayunos y preferiblemente integral, pero si no podemos resistirnos a él, que su consumo se limite a 40 gramos por comida. El pan es un alimento con demasiados hidratos y si no los vas a gastar, te hacen engordar.

4.       Ejercicio diario

El ejercicio es fundamental, pero si además está presente en nuestro día a día será una gran mejora para nuestra salud, ayuda a conseguir más masa muscular y rendimiento físico. Si vas hacer ejercicio, que no sea menos de 30 minutos, porque es cuando el cuerpo empieza a quemar calorías.

5.       Fundamental dormir

El descanso de nuestro cuerpo y mente es imprescindible para poder estar sanos, disminuir el estrés y mantenerse en el peso. Lo mejor sería dormir entre 7 u 8 horas diarias.